NOTA BIOGRAFICA

1958. Myriam de Soto nace y estudia en Madrid. En su adolescencia ya el dibujo es una compañía cercana. Presiente en la plástica su vocación y busca. En la academia de pintura “Orsini” de la calle Fortuny, la acoge Narvaez Patiño, que es además profesor en la Facultad de Bellas Artes. Este reconocido pintor y dibujante, le irá abriendo horizontes e iniciándola en el rigor del dibujo clásico y la multiplicidad de los colores posibles. En esta escuela el maestro fue siempre consecuentemente respetuoso en un diálogo de ir y venir de genuino discipulado. Esta presencia del maestro se prolonga en las siguientes etapas de la identidad pictórica de Myriam.

Tras cinco intensos y enriquecedores años en la prestigiosa Escuela de San Fernando, obtiene en 1982 la licenciatura en Bellas Artes. Siente que debe buscar más y más lejos. Opta por Bruselas, que se gestaba en esos años como núcleo político de Europa.

En el Instituto de Artes Plásticas de esta ciudad, verdadero “ hervidero de cultura” , escoge pintura y grabado como ámbitos de especialización. Los dirigen un eslavo y un francés: El profesor Seminoff y el profesor Pirard. En los años siguientes, su creatividad la lleva a participar en variados certámenes, concursos, exposiciones colectivas e individuales en Alemania, España y Chile.

La inquietud de su pincel le plantea nuevas preguntas sobre la cultura europea y el humanismo contemporáneo. Paralelamente a la creación artística, obtiene por la Universidad de Comillas, el titulo de diplomada en Ciencias Religiosas. Por esos años, se reconoce en una familia espiritual, al interior de la cual late la vida de los hombres de hoy y simultáneamente, ofrece un espacio de intimidad y diálogo existencial con el Dios de la vida. Myriam se integra en esa casa fraterna que es el Instituto Secular Nuestra Señora de Schoenstatt.

Desde 2008 a la actualidad, su camino la lleva a tomar parte en múltiples encuentros culturales. Así, sigue derroteros que la conducen desde Madrid a Berlín, de Cracovia a la Habana, de Kosovo a Iquique, puerto salitrero de Chile, de Fortaleza -en Brasil- a Jerusalén y Roma.

En 2011 abre su nuevo taller de pintura en el madrileño barrio de Salamanca. Al interior de sus tres balcones, se decanta con propia identidad un arte de hoy, que transmite, acompaña e interroga.

Copyright 2015, Desarrollado por GSSpain